Qué decir sobre mi...

Me encantan las tormentas, los días grises, la lluvia, los relámpagos, los truenos.

Y no, no sé porque en esa foto me dio por ponerme a cabalgar sobre un cañón... Mi personaje que a veces es así, un poco payaso.

Gracias a mis padres, podría decir que antes de nacer ya tuve conexión plena con la naturaleza. He aprendido de ella junto a ellos. He crecido, me he desarrollado, he convivido y disfrutado de las mejores sensaciones en el medio natural a pesar de haber vivido en una ciudad la mayor parte de mi vida.


La que aparece tras el árbol dándole un agradecido abrazo también soy yo. 

¿O quizá es él el que me lo está dando a mí?

Y sí, soy la misma que aparece en la foto de arriba solo que ahora ando con algo menos de pelo.

Me encantan los árboles, los bosques, la madera.


Antes de nacer también tuve la suerte de viajar a Suiza, concretamente a Chamonix.

¿Eeeiinn? ¿Cómo es eso? Esta tía está fatal de lo suyo.

¡Ssshhh! Déjame que te cuente...

Fue un tour de lujo. Iba calentita y protegida dentro de la barriga de mi ama. Así que ya te puedes imaginar... pensión completa (de todo) a un precio muy económico.

Meses después nacería en la capital maña, esa ciudad en la que el cierzo pudiera determina el carácter de sus habitantes. Asomaría mi cabecita de "cocoliso" en una fría madrugada de una noche cerrada del invierno (bueeeeno, seré sincera.... lo cierto es que no sé si esa madrugada sería así pero es como me gusta imaginarla).

Amo el invierno, la nieve, el frío.


Mi llegada a este mundo fue rapidita y me pusieron de nombre Begoña. Así es como se llama mi personaje en este viaje/juego que llamamos vida.

En cuanto llegué al hogar las noches volvieron a ser espacio de silencio y descanso, algo que desde que mi hermano hiciera acto de presencia en este mundo había brillado por su ausencia en el que a partir de ese momento también sería mi hogar.

Amo la noche. Amo el silencio.


Fui una niña alegre y fiel a lo que mi corazón susurraba (aunque pocos entendieran). Al ir creciendo yo misma me interpuse y el susurro se fue diluyendo. Convivir en mi interior acabó siendo sencillo y complicado al mismo tiempo. Sigo a la escucha e intento caminar lo más posible al ritmo que dicta su latir.

Me encanta que mis antagonismos y contradicciones convivan en armonía.


A lo largo de mi existencia he pasado momentos (aparentemente) muy desconectada del SER. Varias crisis, de más o menos duración, vinieron a visitarme. Y experimenté momentos de intensos naufragios en los que mis rincones secretos albergaban bolígrafo, papel, sentimientos y música. Alicientes que sirvieron para poder emerger a la superficie.

Amo la risa, la soledad, la oscuridad, la tristeza.


La naturaleza. La escritura. La música. Permitirme sentir. Sentir mucho. Sentirme, sacarlo fuera, observarlo y plasmarlo en el papel... todo en su conjunto; autoterapia. Mi terapia. Mi re-conexión.

Me encanta sentir(me) y observar(me). 


Naturaleza, música y escritura; alimento y bálsamo para mi alma. Tres constantes que han acompañado lo que llevo de viaje junto con el humor, la risa, la carcajada, la ironía y la parodia.

Actualmente me encuentro caminando por la fascinante locura de autopublicar aquello que siento... y enfocada en que este proyecto de escri​​​​tora llegue a buen puerto desde el disfrute...


A mi puerto y al de todos aquellos que queráis formar parte.​​​​

Escribo desde el ​corazón, y me encanta experimentar y disfrutar la vi​​​​da desde el SER. Esencia que impregna todo lo que escribo. Todas mis creaciones.

Mi CV contado desde mi sentir... [MOSTRAR]

... [pincha aquí] si quieres saber el verdadero CV

Copyright 2018 - Begoña Salinas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies